domingo, 4 de marzo de 2012

IS-PSOE NO es el «pasado», es EL FUTURO

La corriente de opinión oficial dentro del seno del Partido Socialista Obrero Español Izquierda Socialista, IS-PSOE, lleva más de treinta años siendo el guardián de los valores de izquierda que fundaron nuestro partido hace ya más de 130 años, y que nos han ayudado a sobrevivir a crisis, guerras civiles y mundiales y a casi cuarenta años de bochornosa dictadura.
Izquierda Socialista siempre ha sido fiel a los valores de izquierda desde que el Partido prefirió elegir el camino hacia la derecha. Esta “derechización” del PSOE paulatina, unido a la actual coyuntura de crisis financiera y económica, han traído como resultado obtener aplastantes (en muchos casos vergonzantes) derrotas electorales en todos los ámbitos (municipal, autonómico y finalmente nacional) en el último año.
Nos preocupa ver que realmente, lo que subyace tras este panorama sombrío, es  una profunda crisis de valores, que no olvidemos ha sido un logro del neoliberalismo existente desde inicio de la década de los ochenta del pasado siglo XX. Poco a poco han logrado con ello dinamitar a la clase obrera, fomentando el individualismo frente a la fortaleza que representaba para nosotros, los trabajadores y trabajadoras, la fuerza que nos daba la unión y el compromiso de todas y todos luchando por una causa común: la dignificación de la colectividad a la que pertenecíamos: LOS TRABAJADORES. Cuanta mayor era la unión y la cohesión, mayores logros sociales se conseguían.
Este fomento neoliberal del individualismo, del “divide y vencerás” contra la clase obrera, unido a la “derechización” de gran parte de lo dirigentes de nuestro Partido, ha llevado a que su propio “individualismo” les lleve a preocuparse más de su propio interés personal que del interés de la militancia y de la sociedad en su conjunto. Esta generación actual de dirigentes ha sucumbido y ha interiorizado esos valores que tanto les gusta criticar, pero tan enraizados en su comportamiento, que este parece más propio de la derecha más rancia que de los valores que se presuponen a un dirigente que se autodenomina «socialista».
Ante esta situación la Corriente de Opinión Izquierda Socialista tiene mucho que decir.
Las respuestas a la situación de crisis económica y financiera, pero más aun, a la crisis de valores, sólo las puede dar un partido de izquierdas como el Partido Socialista, recuperando los valores tradicionales del socialismo de los que Izquierda Socialista ha sido guardián.
A aquellos compañeros y compañeras que nos quieren ver como “algo” anacrónico, anclados en el pasado, les tenemos que decir: SOMOS EL FUTURO.
En el actual escenario, inmersos en una crisis que durará años, para superar esta difícil etapa y que sea lo más llevadera para todos y todas, necesitamos nuevamente un cambio de mentalidad, donde los auténticos valores de la Izquierda vuelvan a nuestras mentes, y comencemos a practicarlos. Hay que acabar con el individualismo y el pensamiento único:

  • Pluralidad de opiniones.
  • Respeto por los y las demás.
  • Libertad igualitaria.
  • Compromiso ético, responsabilidad, honestidad y dignidad de toda la sociedad, pero exigiendo a nuestros responsables electos una conducta ejemplarizante.
  • Reparto equitativo de la riqueza.
  • Democracia universal en todos los ámbitos de la vida, tanto privados como sobre todo públicos. Participación democrática REAL dentro del Partido.
  • Participación asamblearia en todos los ámbitos, especialmente en la política, donde los militantes y simpatizantes no sólo tengan voz, si no también voto y se sientan partícipes y responsables de las decisiones.
  • Comunicación permanente y bidireccional con la militancia.
  • Transparencia total de las actividades de los cargos electos, así como de sus remuneraciones y cuotas correspondientes a ellas que deben repercutir al Partido, y establecer mecanismos de control directo sobre los candidatos electos.
  • Elección directa de los candidatos y candidatas.
  • Incompatibilidad de cargos y limitación de mandatos.
  • Búsqueda del progreso colectivo, la construcción de un modelo basado en la colaboración entre todas y todos.
  • Presupuestos de las agrupaciones asamblearios, los militantes tenemos derecho a conocer y decidir cómo se gasta y qué ingresos se obtienen, así como el origen de los mismos.
  • Defender un modelo educativo público, universal y laico.
  • Laicidad.
  • Apostar por la República como un modelo de gobierno más justo.


Estos valores y propuestas que algunos califican interesadamente como  “trasnochados” no lo son. Izquierda Socialista los ha defendido SIEMPRE, mientras veíamos como se abandonaban, simultáneamente nuestros dirigentes se aproximaban a los valores de la derecha económica. En la época que nos ha tocado vivir y ante el futuro que se avecina, la militancia y la sociedad se está dando cuenta del error cometido durante tantos años que ha derivado en la lamentable situación actual del PSOE.
Izquierda Socialista ha sido durante los últimos 30 años la conciencia socialista del PSOE, y en estos momentos esa conciencia se hace más necesaria. NO estamos en el pasado, somos el futuro, ya que sólo a través de la recuperación de los principios que defendemos el Partido abandonará los postulados próximos a la derecha, y volverá al punto del que JAMÁS se debió alejar: LA IZQUIERDA. Solo así podrá volver a ilusionar y entusiasmar al electorado que nos ha abandonado y que en estos momentos se encuentra disperso, descontento, muy decepcionado, y por lo tanto alejado del PSOE.
Por el futuro del Socialismo, por la unión de la clase trabajadora para la lucha conjunta y organizada contra la crisis, contra los recortes de derechos de los trabajadores y trabajadoras (ya sólo nos quedan obligaciones), por la recuperación de la dignidad de clase obrera frente al interés de la derecha de eliminar el estado de bienestar que tanta lucha y sacrificio nos ha costado conquistar, invitamos a todas y todos los socialistas que se consideren progresistas a luchar a nuestro lado por lo que queremos y creemos: que el Partido vuelva a ser Socialista y vuelva a ser Obrero.
Además, proponemos que el Partido no esté sólo abierto a militantes y simpatizantes, si no al conjunto de la sociedad más progresista de este país, fomentando foros de debate con otros partidos de izquierda, con los sindicatos de clase, con los movimientos asamblearios existentes, así como con los que puedan surgir, con colectivos ecologistas, decrecentistas, etc., de tal manera que entre todos y todas contribuyamos al progreso de la clase obrera y de la sociedad en general, en un entorno participativo y colaborativo dentro de un marco ideológico común.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada